Avalistas en el recobro de deudas

Avalistas en el recobro de deudas 5.00/5 (100.00%) 2 votes

Como empresa de recobro hoy vamos a explicar una de las cosas que necesitan conocer los deudores o los avalistas de estos cuando tienen alguna empresa dedicada a la reclamación de deudas detrás suya.

 Es necesario escribir un articulo hablando sobre los avalistas por impagos ya que muchas veces estos no entienden el porqué se les reclaman a ellos en primer lugar incluso por encima del deudor principal.

 Y aquí da igual si se trata de una deuda entre empresas, una deuda financiera o qué tipo de deuda, en todos los casos se podrá actuar de igual manera.

 ¿Por qué firmar como avalista puede no ser tan buena idea?

 Cuando alguien firma como avalista sabemos que  muchas veces lo hacen por afinidad, amistad y en algunos casos por compromisos empresariales, sin embargo, tú has de saber antes de firmar de las consecuencias que en caso de impago se podrían dar.

  Porque aquí no solo el acreedor puede actuar judicialmente, en el recobro de deudas el acreedor también puede contratar a una empresa de recobro extrajudicial como podemos ser nosotros en la reclamación del impago.

 De todas maneras de esto ya son conscientes, lo que les suele coger de imprevisto es el hecho que en la reclamación la empresa acreedora puede no empezar la reclamación contra el deudor principal sino que puede ir contra el avalista si lo estima oportuno.

 Es decir, tras un impago el acreedor de una deuda puede actuar contra uno u otro según lo que considere.

 En líneas generales aquí lo que hace la empresa acreedora antes de intentar cobrar su deuda es analizar la situación de ambos deudores para con esto determinar con cuál de ellos hay más posibilidades de cobro.

 Es más, puede pasar que el 100% de la deuda sea cobrada a través de un solo deudor y no se haga a partes iguales siendo esta la intención principal de los deudores.

 De hecho en Grupo Recobro nos hemos encontrado con clientes que nos han contratado la reclamación de una deuda cuyo origen venia precisamente de esto.

 Te expongo el caso:

 Manuel avalo a Pablo una deuda empresarial por valor de 100 000€ en su empresa.

 El negocio no pudo hacer frente a las deuda por lo que el acreedor ejecuto contra ambos deudores.

  En lugar de embargar a Pablo siendo este el deudor principal o por lo menos hacerlo a partes iguales el acreedor embargo 100 000€ a Manuel (aun siendo este el avalista y no el deudor principal) pues vieron seria más fácil cobrar de Manuel que de Pablo)

 Así pues aquí Manuel resulta que ha pagado 100 0000€ por una deuda que encima no era suya, claro está, en este caso luego Pablo se desatendió de la deuda teniendo Manuel que contratarnos a nosotros para cobrar su deuda.

 ¿Curioso ver como Manuel había pasado de avalista de buena fe a acreedor, verdad?      

 Esto es lo más importante que cualquier avalista tiene que saber antes de firmar nada, es muy fácil luego negarse a pagar diciendo que el solo era avalista, sin embargo has de asumir que el avalista desde el punto de vista legal y jurídico tiene tanta responsabilidad en la deuda como el deudor principal.

Cobro deudas

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

2 + 1 =