¿Cómo financiar un impago?

Por favor,Puntua

Uno de los mayores problemas cuando se produce el impago es este, ¿Cómo puedo financiar un impago de manera que mi empresa o negocio no se vean perjudicados?

Porque claro, las cosas son así, cuando se produce un impago en la empresa no podemos quedarnos sin hacer nada, hay que tomar decisiones financieras pues muchas veces la supervivencia de nuestra empresa depende de ello.

Es algo de que ya hemos hablado en Grupo Recobro como empresa que trabaja el cobro de impagados en toda España.

A la hora de cobrar deudas lo primero que tenemos que entender es que el acreedor de una deuda no solo ha sufrido el impago sino que seguramente ha tenido que asumir una serie de costes para soportar ese impago.

Es aquí cuando entra la financiación del impago.

¿Cómo suele el acreedor financiar la deuda impagada que le ha dejado su cliente?

Lo hace generalmente tirando de la financiación externa.

Es decir, la empresa acreedora tiene finalmente que recurrir a un préstamo (el cual por supuesto tiene coste) para con ello poder solventar la deuda creada por su deudor.

Es por eso que en el recobro de deudas cuando iniciamos la reclamación de deudas contra el deudor muchas veces también le sumamos a la deuda los gastos originados por el impago.

¿Qué gastos pueden originarse al tener que financiar el impago?

Pues mira para empezar todo lo que es el pago de intereses.

Todos los créditos que vemos en el mercado tienen intereses siendo esta parte del beneficio de la financiera.

Hay de todo en el sector financiero, préstamos baratos, caros, más fáciles y menos fáciles.

Lo que tiene que hacer el acreedor de la deuda el cual ha tenido que firmar un préstamo para cubrir la deuda es añadir a la reclamación de la deuda ese coste.

No solo además hay que sumar los tipos de interés, también habrá que sumar otras cosas como por ejemplo pueden ser las comisiones aplicadas por la financiera.

También tendremos que sumar los gastos originados de la operación como pueden ser gastos de notaria, impuestos, aranceles….

En definitiva, si pedimos un préstamo por valor de 20 000€ y luego al devolver el crédito hemos tenido que pagar un total de 27 000€, la diferencia entre 20 y 27 será lo que tengamos que sumar a la deuda.

Da igual si esos 7000€ de diferencia son por tipos de interés, comisiones o gastos varios, como al final ha sido el acreedor quien ha tenido que pagarlos se incluirán en el importe final.

Creo que no estoy diciendo nada extraño, de hecho estoy seguro de que cualquiera de los que nos leen estará de acuerdo con nosotros en esto.

Otra cosa es que el acreedor no haya tenido que echar mano de la financiación externa para cubrir ese impago, entonces lo lógico es que este aumento de deuda no sea muy elevado en caso de darse.

Y si se da lo será por importes pequeños, todo depende del tiempo que hayamos estado sin cobrar la deuda.

Cobro deudas y Cobro morosos

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

seis + dieciseis =