¿Cómo gestionar una deuda entre deudor y acreedor?

Por favor,Puntua

Así como en el artículo que hemos escrito en cobro-morosos.es en donde hablamos acerca de varias de las diferentes opciones que tienen los deudores para afrontar el pago en este articulo vamos a hablar sobre cómo hay que gestionar el cobro cuando no se ha alcanzado algún tipo de acuerdo en primera instancia. Como podrás ver hay varias maneras de gestionar el cobro, una más amistosas y otras menos.

Dicho esto vamos a decir que cuando se produce un impago lo más recomendable es que si la empresa acreedora no tiene contratada ninguna empresa de recobro /mediador que le gestione todos los cobros desde el minuto uno intente hablar con el deudor para averiguar el motivo del impago y encontrar a partir de ahí posibles soluciones.

En caso de que en primera instancia el acreedor no consiga ningún resultado siempre es aconsejable que el acreedor pase a la acción teniendo dos posibilidades:

❶ Realizar la acción por su cuenta e intentar cobrar de la mejor manera posible. Es una opción a la vista interesante para el acreedor pues así se ahorra los costes de reclamación de deudas que normalmente le va  cobrar la empresa de recobro /tasas judiciales( nosotros no porque en dos de nuestras tarifas cobramos a comisión)…pero, creemos sin duda alguna es la peor de todas porque el acreedor no es un profesional en el cobro de deudas con lo que solo resultados serán proporcionales.

De hecho, hemos escrito más de una vez artículos en donde hablamos acerca de uno de los errores más habituales que cometen los acreedores cuando sufren algún impago y es la de intentar recobrar la deuda por si solos, dejando la empresa de recobro como última opción, y desgraciadamente a medida que pasa el tiempo menos posibilidades hay de cobrar la deuda.

❷ Delegar el cobro en una empresa dedicada a la gestión de cobros ya sea un abogado, empresa recobro, mediador..Por estadísticas es la opción que recomendamos ya que siempre hay más posibilidades de cobro actuando como empresa de recobro que el acreedor por su cuenta y riesgo.

Aquí tendremos varias posibilidades, intentar el cobro judicial o por la vía extrajudicial. Si podemos hacerlo siempre recomendamos la opción judicial ya que los tiempos en la reclamación han mejorado mucho y suelen haber resultados. Además a diferencia de la extrajudicial siempre se tienen una serie de plazos con los que se trabajan (en extrajudicial es muy difícil dar información al acreedor sobre el estado de la deuda a no ser claro que se haya cobrado o se pretenda cobrar)

Una vez tenemos esto claro en la gestión conviene siempre empezar por la vía amistosa para a partir de ahí realizar las acciones necesarias. En la vía amistosa es recomendable dar un plazo de por lo menos dos semanas para que el deudor se piense las diferentes opciones que tiene y así decidir. Normalmente lo que se le hace al deudor es instarle a que pague la deuda. Una vez esto se espera a ver la voluntad del deudor.

Según la voluntad del mismo y en base a la experiencia adquirida recomendamos al acreedor tomar una opción u otra. Como medidas de presión además se pueden utilizar cosas como incluir al deudor en el ansef/rai, o en caso de reclamación judicial intentar ir también contra los administradores. De todas maneras, cada empresa tiene sus trucos para conseguir el cobro de manera rápida con lo que es muy difícil decir como seguramente actué la empresa..

 Cobro deudas y Cobro Impagados

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

tres × dos =