Cuando está justificado que no paguemos una deuda

Por favor,Puntua

Ya sé lo que me vais a decir, siempre estamos hablando de cobrar deudas, dando consejos sobre cómo hacerlo y recomendando que tarifas pueden ser mejor para cada tipo de situación, sin embargo en el artículo que ahora escribimos nos gustaría justo hablar del caso contrario, es decir, cuando nos reclaman una deuda que sabemos no tenemos que pagar pero a pesar de eso nos la están reclamando. Para explicar mejor esto iremos poniendo varios casos reales con el que seguro más de uno se siente identificado con ellos.

Lo primero que hay que tener en cuenta es que en un porcentaje alto de las veces cuando nos reclaman una deuda que no tenemos que pagar lo hacen por error. Sin embargo hay otros casos en donde las empresas que supuestamente han realizado esos servicios intentan cobrar a pesar de saber que no deben hacerlo. Aunque parezca mentira esto suele pasar justo con las grandes empresas del sector y en servicios habituales como puede ser telefonía, ADSL…¿Alguna vez te ha pasado que te han cargado una factura cuando el servicio estaba dado de baja? A muchos en más de una ocasión les ha pasado esto y luego por no pagarla se han encontrado con sorpresas tales como que una empresa de recobro se las reclama o bien incluso la inclusión en un registro de morosidad como puede ser el asnef.

Aquí siempre recomendamos primero pagar la factura y luego reclamar la deuda porque estas grandes empresas actúan rápido metiendo a su supuesto deudor en el registro de morosidad. De hecho hay muchos clientes que cuando llaman afirman que están en un registro de morosos por error y que están en trámites para salir de ellos. Por eso compensa más primero pagar la deuda y luego reclamar la devolución.

En menor medida podemos hablar de otro tipo de deuda que son las que se dan entre empresas  y en donde la empresa supuestamente acreedora reclama una deuda que realmente no se puede reclamar. Por suerte el deudor normalmente puede justificar que esta deuda no es real. Por ello te vamos aponer un ejemplo que aunque en principio lo tramitamos como un cobro luego enseguida lo desestimamos .

El acreedor resulta que era una empresa de reformas que reclamaba al deudor el pago de una obra que no había realizado, evidentemente esto en primera instancia no lo sabíamos desde nuestra empresa de recobro, sin embargo por suerte el deudor pudo demostrar que la deuda no existía pues realmente no se había ejecutado el 100% de la obra, sino solo una parte y la cantidad que estaba reclamando era aquella que justo no había realizado.

También nos hemos encontrado con empresas que una vez el cliente da el servicio de baja (por ejemplo el servicio de limpieza de su oficina) le siguen cargando en la cuenta de la empresa recibos por servicios no prestados, y claro está, el cliente no tiene por qué pagarlos.

Este tipo de casos no son habituales pero en ocasiones nos hemos encontrado con este tipo de acreedor, aquel que cree que tiene una deuda que cobrar cuando realmente no tiene nada

Cobro deudas y Cobro Impagados

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

17 − 5 =