Impagos en el sector servicios

Por favor,Puntua

Impagados en la prestación de servicios

En los servicios impagados a todo empresario le sale siempre la misma duda, ¿Cuando se supone me tengo que poner serio para cobrar una deuda?

A la hora de querer cobrar, muchas veces el empresario espera y espera dando un plazo mayor que el establecido esperando que el deudor por fin le pague, sin embargo al final, un porcentaje elevado de deudas acaban por no pagarse nunca.

Muchas deudas de hecho no se cobran por esta práctica extendida en nuestro país, el no actuar cuando todavía estábamos a tiempo puede suponernos una pérdidas importantes.

En nuestra empresa, por parte de nuestros clientes nos llegan a veces cantidades  a recobrar completamente inservibles, deudas, que por antigüedad no vamos a poder cobrar nunca.  Y así se lo decimos al cliente. Considerar a la empresa de recobro, o mejor dicho en nuestro caso, al departamento de cobros como la última opción a la que recurrir cuando ya no hay más esperanza es apelar al milagro.

Las empresas de recobro, ni siquiera las más eficaces pueden hacer milagros. Entregar una deuda a cobrar cuando esta ya tiene una antigüedad de 8-10 años o incluso más no tiene ningún sentido. Nosotros por ejemplo recientemente recibimos un encargo para cobrar una deuda de hace más de 15 años, ¿Que hicimos? Decirle al deudor que no estábamos interesados.

Este negocio es simple, el problema está en que muchos empresarios no valoran lo suficiente la eficacia del recobro. ¿Por qué entonces todas las grandes empresas  externalizan sus impagos a empresas de recobro al poco de producirse sin alargar más el proceso?

Porque saben que el éxito está en el tiempo que esperamos para cobrar la deuda. Y también añado, es importante el tiempo que se tarda pero también en quien hace el recobro de la deuda. NO es lo mismo que te llame la empresa acreedora ya sea el jefe o uno de sus empleados que una empresa de recobro, en donde quien llama, es un profesional del recobro.

 En los servicios que se impaga pasa lo mismo pero incluso con más razón, el deudor puede pensar que lo único que ha perdido el acreedor es tiempo con lo que “justifica” de esa manera el impago.

A mi modo de ver, el tiempo es dinero, y la prestación de servicios no debe quedarse atrás a la hora de externalizar el cobro. La pregunta es, ¿estás a tiempo que querer cobrar la deuda o ya se te ha pasado?

Cobro deudas y Cobro Morosos

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

4 × cuatro =