Los embargos no productivos en el recobro

Los embargos no productivos en el recobro 5.00/5 (100.00%) 1 vote

Seguramente la mayoría que lean esto no van a entender de lo os queremos hablar en este articulo, es por eso que hoy en Grupo Recobro nuestra intención es la de explicar que no todos los embargos en las empresas son productivos pudiendo hacer más mal que bien en la sociedad acreedora.

Porque cuando una empresa debe a otra es habitual que lo primero que haga sea la de intentar cobrar sino por las buenas por las malas, y claro cuando es por las malas normalmente la empresa acreedora mete a su  deudor por juzgado.

Dicho de otra manera, aquí lo que hace la empresa acreedora es la de reclamar las deudas que tiene su cliente a través del recobro judicial de deudas intentando embargar todos los bienes y derechos que pudiera tener la sociedad deudora.

Esto aunque puede parecer una práctica interesante en el recobro de deudas no siempre lo es pudiendo hacer más daño el embargo en sí que los resultados conseguidos.

Sobre todo esto pasa cuando en el embargo en lugar de proceder al embargo de bienes no productivos se acaban embargando bienes que necesita la sociedad deudora si o si.

 Esto es algo que a la empresa acreedora le puede no importar, pero claro, si resulta que la deuda son 100 y mediante el embargo solo se consigue embargar 20 que además corresponde a un bien necesario para su actividad productiva quizás el embargo de dicho bien no nos salga muy a cuenta.

Porque es algo lógico el poder entender que sin los bienes productivos la empresa deudora se verá abocada al cierre del negocio.

 Desde Grupo Recobro nunca hemos visto una empresa deudora a la que se le embargan los bienes productivos y decidir comprar bienes para poder continuar con el negocio.

 Si por lo menos estos bienes fueran no productivos pues imagino la empresa aun podría continuar trabajando no así cuando les embargan lo que necesitan para poder facturar y trabajar en el mercado.

No obstante hay que decir que esto no es algo que pase de manera habitual cuando se embargan bienes y más cuando hay muchos otros tipos de bienes que se pueden embargar sin problema a la sociedad deudora sin comprometerla en el mercado.

De hecho por si no lo sabías te diré que lo primero a embargar por parte de cualquier acreedor en la reclamación de deudas son las cuentas corrientes de la sociedad.

Es decir, antes de nada se intenta conseguir el cobro de dichos saldos para conseguir el cobro pasando a los siguientes bienes en caso de que no se hubiera podido cobrar nada.

Lo último suelen ser los bienes inmuebles y los bienes muebles, es decir, cuanto más difícil es transformarlo en dinero menos propenso es a que sea embargado.

Dicho esto la empresa acreedora es quien tendrá que decidir cómo actuar en la reclamación de la deuda, nuestro consejo siempre es proceder a reclamar la deuda pero teniendo en cuenta la situación de la empresa deudora pues no es lo mismo una empresa controlada por un moroso profesional en donde seguramente no tenga bienes de ningún tipo al de una empresa que pueda estar atravesando un momento de crisis puntual.

Cobro morosos y Cobro Impagados

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

catorce − 9 =