Reclamación de deudas por la vía del recobro extrajudicial

Por favor,Puntua

En la reclamación de deudas cualquier acreedor puede decidir llevar el cobro por la vía del recobro extrajudicial o bien por la del recobro judicial. A continuación desde nuestra empresa experta en cobrar deudas te vamos a explicar algunas de las ventajas e inconvenientes de llevar la reclamación por la vía el recobro extrajudicial.

Porque hay una cosa que está clara, no existe el método perfecto para cobrar deudas, según el tipo de deudor, su situación financiera, solvencia…y porque no decirlo, nuestra situación económica es mejor llevar el cobro por una vía o por otra.

La reclamación de deudas por el recobro extrajudicial solemos recomendarlo principalmente cuando el deudor se encuentra localizado o bien cuando el acreedor ha intentado el cobro judicial sin ningún resultado para él.

La razón de esto es porque si el deudor está localizado es bastante sencillo obtener algún acuerdo de pago con la empresa de recobro siempre y cuando pueda pagarlo. Es decir, si es un deudor que tiene capacidad para poder pagar la deuda sin problema se podrá actuar para conseguir un acuerdo, si por el contrario estamos hablando de un deudor que no tiene esa posibilidad dará igual porque vía se lleve el cobro ya que no se conseguirá nada.

También se suele incluir el recobro extrajudicial como mejor opción cuando el acreedor no quiere gastarse ningún dinero en la reclamación de la deuda, en estos casos y teniendo en cuenta que el recobro judicial lleva asociado una serie de gastos como son las tasas judiciales, procurador…es normal que el cliente escoja al final el cobro extrajudicial.

Ahora bien, para que el recobro extrajudicial no lleve ningún coste para el acreedor el deudor debe estar 100% localizado por parte del acreedor, es decir, aquí ninguna empresa de recobro hace tareas de investigación para con ello conseguir resultados en el cobro, pues esto tiene coste y en consecuencia es posible que ya no sea tan rentable hacer el recobro extrajudicial en comparación con el recobro judicial.

Porque un acreedor que ha intentado el cobro de la deuda judicialmente no tendrá ninguna otra posibilidad de reclamar la deuda más que extrajudicialmente, es lo que hay.

Otra cosa bien diferente es aquel acreedor que todavía no ha llevado el cobro por ninguna vía teniendo la capacidad plena de poder elegir.

El recobro judicial en cambio es el que se suele recomendar cuando el deudor es 100% solvente  ya que posee inmuebles, vehículos a su nombre haciendo posible un cobro fácil. También es necesario que el acreedor cuente con los medios necesarios como para llevar el cobro por esta vía, lo comento básicamente porque por aquí siempre tiene coste para el acreedor la reclamación de la deuda con lo que ese gasto lo tendrá que asumir desde el principio.

Que es cierto que a lo mejor por la vía del cobro judicial se tarda más en cobrar, ahora, por lo menos te aseguras el cobro ya que no das tiempo al deudor de esconder los bienes, y en caso de que así lo hiciera judicialmente también se podría ir contra él.

Cobro deudas y Cobro Impagados

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

dieciseis − Trece =