Embargos en el recobro de deudas

Cuando un acreedor actúa en el recobro de deudas es muy posible que acabe embargando algún bien al deudor en caso de que disponga de bienes a su nombre. De eso es de lo que te vamos a hablar hoy en Grupo Recobro, de como suele proceder el recobro de deudas cuando se actúa mediante la reclamación judicial de deudas. Deciros que también se puede embargar mediante el recobro extrajudicial de deudas solo que esto funciona de manera diferente. Es decir, en el recobro extrajudicial no es ningún juzgado quien obliga al deudor a pagar sus deudas sino que es la propia empresa de recobro la encargada de hacer ver al deudor que lo mejor que puede hacer es pagar sus deudas. (Descansa quien paga sus deudas)

Y en muchos casos, el deudor lo que hace es entregar bienes que se encuentran a su nombre con el objetivo de liquidar su deuda con lo que el resultado es similar al del embargo.

Volviendo al tema en cuestión,

¿Que procedimiento se sigue para embargar?

Pues básicamente el proceso que se sigue en cualquier recobro judicial de deudas actuando a través de abogados. Nosotros por ejemplo en Grupo Recobro contamos con departamento jurídico el cual es el encargado de reclamar las deudas como considera oportuno y según las posibilidades que se tienen en el mercado (monitorio, cambiario,…) para con ello conseguir resultados.

En ese sentido nuestros abogados son los primeros que aconsejan a los clientes cuando es mejor reclamar de una manera y cuando de otra. Por ejemplo, si tu como acreedor sabes que tu deudor es insolvente al 100% pues no tiene nada a su nombre quizás te interese antes de empezar ninguna acción judicial llamar para intentar en su lugar el recobro extrajudicial. Porque claro, en el recobro judicial lo máximo que vas a conseguir es embargar a tu deudor por los bienes que tenga ya sea él como persona física o bien lo que tenga la empresa, si esta no tiene nada y se declara insolvente es evidente ningún embargo será realizado.

Si por el contrario tu deudor si es solvente porque dispone de cuentas corrientes, maquinaria, vehículos o inmuebles que sean aptos para esto entonces si esta sería nuestra recomendación aceptando el tiempo que tardaremos en cobrar. Entre que el juzgado admite a trámite la demanda, los plazos de oposición…la reclamación judicial puede durar meses e incluso años. Todo depende del juzgado en el que se presenta la demanda y lo saturado que ese por trabajo a realizar.

Deciros que hasta que no hay sentencia judicial dándoos la razón el juez a vosotros como acreedores no podréis ordenar embargo de bienes contra el deudor en cuestión. Lo queremos dejar claro porque este es el último paso que tiene que hacer el acreedor, hasta entonces no podremos proceder a embargar nada.

Además, al reclamar judicialmente tendréis que abonar una serie de gastos aceptando que incluso antes de cobrar nada os costara dinero el reclamar la deuda (tasas judiciales, procurador y en la mayoría de los casos abogado)

No todos trabajan como nosotros aportando abogado gratuito a lo largo de toda la tramitación, prácticamente todos los abogados cobran por llevar una reclamación de deudas.

Cobro deudas y Cobro Impagados

Impagos entre varias empresas al mismo tiempo

Deudas entre más de una empresa

No es de extrañar que cuando se produce un impago, el impago de una provoque el impago del resto de la cadena.

Esto solía pasar principalmente en las empresas de la construcción en donde generalmente la promotora contrataba a una constructora para la realización de unos trabajos y a su vez esta segunda subcontratada los servicios a otra empresa.

Por regla general, cuanto más grande era el servicio más se subcontrataba.

Es muy posible que la empresa subcontratratada a su vez subcontrate a otras empresas la realización de dichos servicios, por lo que el problema al principio descrito surge cuando alguna de las primeras subcontratas, la constructora o bien la promotora impaga, arrastra al resto hacia la senda del impago.

Para evitar esto nada mejor que una correcta planificación a la hora de determinar con quien se trabaja y bajo qué condiciones.

www.cobro-deudas.es

www.cobro-morosos.es

 

 

Cuando se quiere pagar pero no se puede

No poder pagar una deuda

Como ya hemos hablado anteriormente en muchos otros artículos, no siempre todas las deudas que gestionamos tienen como deudor a un deudor profesional (que son las que normalmente gestionamos) sino que alguna de ellas tienen como deudor a una persona/empresa que aunque quiere pagar no puede hacerlo por una razón u otra.

En estos casos no es recomendable buscar cobrar la deuda sino más bien hay que intentar buscar una solución que se adapte a las necesidades de este.

Por ejemplo la opción de la financiación es una alternativa que nuestros deudores tienen a la hora de pagar la deuda. Como condición necesaria para tramitar una operación de financiación es la de contar con algún aval ya que en caso contrario no sería posible la vía del préstamo.

Aparte de esta alternativa hay otras como el negociar plazos de plago, la entrega de bienes, la realización de trabajos….

Opciones siempre hay.

www.cobro-deudas.es

www.cobro-morosos.es

La gestión de la deuda – Cobrar deudas

El recobro de una deuda no siempre es fácil

Gestionar una deuda no siempre es fácil. A veces nos encontramos con clientes que a la hora de tramitar una operación de deuda, es decir, el recobro de una deuda quieren ver resultados demasiados pronto sin tener en cuenta que el cobro depende de muchos factores.

A continuación exponemos alguno de los muchos factores que sin duda alguna influyen a la hora de cobrar una deuda.

1: Factores económicos: Evidentemente es el primer motivo por el cual no se cobra la deuda. No todos los clientes producen el impago a propósito sino que algunos lo hacen porque de verdad no pueden pagar la deuda.

Tener en cuenta esto, aunque uno sea acreedor, es necesario.

2: Factores de localización: Otra de las razones más comunes. Parte de la deuda que se nos envía para gestionar tienen una antigüedad superior a 2 años.

Esto lo que provoca es que a la hora de localizar al deudor sea mucho más difícil que si hubiéramos procedido a cobrar la deuda desde un primer momento.

No tener localizado al deudor es lo mismo que decir que la deuda no se puede cobrar

¿Por qué? Pues básicamente porque la mayor parte de las operaciones se gestionan a nivel extrajudicial con lo que es necesario tener un contacto directo con el deudor, ya sea presencial, telefónico o por carta para que el mismo sepa consciente de que queremos negociar la deuda.

A nivel de judicial el hecho de que el deudor no esté localizado es menos problemático en ese sentido.

Tener en cuenta estos factores es importante ya que algunos no dependen de nosotros perro otros en cambio si lo hacen.

www.cobro-deudas.es

www.cobro-morosos.es

Empresas que deben más de lo que ingresan

Endeudamiento excesivo. Empresas en crisis

Cuando nos encontramos ante el caso de una empresa que en su balance aparece que debe más de lo que la misma es capaz de ingresar nos encontramos (sobre todo para los propietarios) ante un verdadero problema.

Los números nunca fallan. Toda empresa cuyas deudas superen a sus ingresos acaba en quiebra pues esta no es capaz de soportar los gastos originados de mantener la situación.

La única opción que se puede buscar en estos casos a nivel empresarial es la de intentar renegociar la deuda y hacer lo que se conoce como una reestructuración financiera.

Con la reestructuración financiera podemos por ejemplo pasar deuda a corto plazo a largo plazo, haciendo posible que los ingresos que conseguimos HOY sean suficientes para cubrir las deudas del presente.

www.cobro-deudas.es

www.cobro-morosos.es