Deudas sin valor

No siempre en el recobro de impagados se valoran de igual forma las operaciones.

Y es que las deudas sin valor también hay que tenerlas en cuenta.

Se trata de deudas impagadas donde el deudor la mayoría de las veces es una persona o empresa insolvente siendo poco probable el cobro de la misma.

En el artículo de hoy queremos tratar este tema mostrando a los clientes que tipo de deudas son aquellas que suelen cumplir con estas características.

La mayoría de las veces estas deudas sin valor suelen cumplir los siguientes puntos:

  • Son deudas antiguas

No hablamos de 1 o 2 años, hablamos de más tiempo en donde al acreedor no ha hecho nada para intentar cobrar su impago.

O puede haberlo intentado pero sin ningún resultado.

Las empresas de recobro a la hora de gestionar estas operaciones es habitual que suelan pedir a sus clientes el pago de gastos de gestión u honorarios por anticipado.

Sobre todo lo vemos en el cobro extrajudicial siendo algo habitual en las empresas dedicadas al cobro de deudas.

  • Deudas con deudor ilocalizado

Aquí el problema lo tenemos en que el deudor no se encuentra localizado por parte de la empresa acreedora.

Ya sea judicial o extrajudicial un deudor puede no tener paradero conocido y en consecuencia ser difícil dar con él.

Sin olvidar el hecho de que incluso puede haberse ido a otro país.

  • Deudas en donde el deudor tiene unos muchos impagos detrás.

Si tu deudor tiene otros tantos impagos con otras empresas cobrar las mismas será tarea difícil.

Lo hemos visto cantidad de veces tanto por juzgado como por la vía extrajudicial.

  • Deudas mal documentadas o incluso con formación desfasada

Este tipo de deudas no suelen llevarse por la vía judicial pues seria perder el tiempo.

Por la vía presencial por el contrario puede ser interesante para algunas empresas y siempre cobrando parte de sus honorarios antes de empezar a trabajar.

Se trata de deudas en donde el acreedor puede demostrar la deuda a nivel documental pero al estar desfasada no se sabe si existen o no modificaciones en la misma.

¿Cómo saber si la deuda tiene o no valor?

Muchas veces hasta que no se intenta el recobro puede no saberse.

Hay acreedores que durante años no hacen nada para cobrar y en el momento en el que lo intentan cobran su deuda al momento.

Sin embargo no es lo habitual.

De normal una deuda  que cumpla con las características descritas hace un momento no suelen ser buenas.

Por supuesto siempre tiene su tasa de éxito y probabilidad de cobro pero será inferior al de las otra.

Cobrador de morosos y labor de este

¿Conoces la labor del cobrador de morosos llamada comúnmente como gestor de cobros?

Porque son estas las personas las que en definitiva se encargan de hacer todas estas gestiones relacionadas con el cobro de la deuda.

Lo habitual es que estas personas trabajen a través de empresas de recobro profesionales aunque también los hay que trabajan por su cuenta.

Y los que trabajan a través de las empresas de recobro en la mayoría de casos son autónomos, no son asalariados de la empresa siendo lo que muchas veces piensan las personas.

Por tanto y desde el punto de vista de la calidad en el trabajo el ser gestor de cobros en España podemos decir que no es fácil.

Sobre todo si no se consiguen resultados pues aquellos gestores que al final de los años consiguen cobrar deudas si pueden tener un buen medio de vida.

Nosotros desde luego en Grupo Recobro somos de los que pensamos que ser cobrador de morosos en España no es fácil.

Al hablar de este tipo de gestores por cierto estamos hablando de aquellas personas que realizan el recobro extrajudicial de deudas.

Porque del mismo modo que sabemos hay personas que ofertan el cobro en persona sabemos de otras que gestionan el recobro extrajudicial.

Son dos tipos de cobros completamente diferentes aunque siendo en algunos casos ofertados por las mismas empresas.

A través de nuestra empresa por ejemplo las personas pueden gestionar tanto una vía de cobro como la otra.

Pueden cobrar deudas a través del juzgado mediante el cobro judicial como hacerlo por la vía extrajudicial.

Con esto lo que quiero decir es que aun siendo dos servicios diferentes pueden ser ofertados por la misma empresa.

No es lo habitual también lo tenemos que reconocer pero si puede darse.

Lo que vemos en el mercado con las empresas de recobro dedicadas al cobro de impagados es que estas suelen especializarse según el cobro a realizar.

Podemos ver empresas centradas en el recobro telefónico.

Hay otras que por el contrario están formadas y gestionadas por abogados las cuales realizan el recobro extrajudicial y luego tenemos la del recobro extrajudicial siendo las que más polémica generan.

Cada uno aquí puede tener su punto de vista pero lo que está claro es que cada una de estas empresas tiene ventajas e inconvenientes.

Ninguna de estas empresas es mejor que la anterior, la clave está en entender el tipo de deuda que tenemos para en base a eso decidir que vía de cobro usar.

El cobrador de morosos tal como lo conocemos aquí solo lo encontraremos en el cobro extrajudicial.

En el cobro judicial son abogados mientras que en recobro telefónico son más bien tele operadores los que realizan la gestión.

A estas personas se las suele hacer un curso de cobro de deudas pero no son profesionales dedicados al cobro.

Pese a todo es la opción que emplean empresas como financieras y telefónicas en la reclamación de sus deudas.

Como ves la labor del cobrador de morosos no la vemos ni en todas las empresas ni en todos los tipos de cobros

Deuda comercial y descuentos

Al igual que sucede con determinados descuentos realizados entre empresas en las deudas comerciales a veces es necesario la realización de descuentos o quitas para así conseguir cobrar la misma.

En Grupo Recobro escribimos este articulo con el objetivo de que como acreedor de una deuda dejes de ver las quitas como algo negativo en lugar de algo positivo que permita el cobro de la mayor parte de la deuda.

Las quitas son siempre una opción en el recobro de deudas, hay gente a la que no le gusta y hay otros que las aceptan como fórmula para cobrar deudas, aquí nunca habrá una opinión común.

Pero lo que es seguro es que empeñarse en no ofrecer quitas a los deudores más de una vez provoca la imposibilidad de poder cobrar la deuda.

Sobre todo cuando el deudor está en una situación de crisis real con más razón tenemos que plantear esta opción ya que a veces es la única opción.

Intentar cobrar una deuda por las buenas o por las malas sin tener en cuenta la situación de quien tiene que pagar la misma es ir seguro al fracaso absoluto.

Además la empresa de recobro es la primera interesada en que no haya quitas posibles en el cobro de la deuda pues cuantas más haya menos cobrara.

Sin embargo dejar de lado la aplicación de quitas es no ser realista.

No estamos hablando aquí de hacer siempre uso de ellas pues no tiene nada que ver.

Lo que decimos es que para determinados deudores, generalmente morosos fortuitos en donde no existe la voluntad de no pagar la deuda es aconsejable hacer uso de estas tácticas de cobro.

¿Por qué iba un deudor a querer pagar la deuda tras ofrecerle una quita?

Muy fácil, porque con la quita el deudor tiene que pagar una menor cantidad de dinero.

Es posible que lo que antes no podía pagar ahora con la quita si sea posible.

No fueron las empresas de recobro las primeras en ofrecer quitas a sus clientes para así hacer cambiar de opinión a los deudores.

Las primeras que empezaron a aplicar esta fórmula como herramienta para cobrar deudas fueron las entidades financieras.

Se dieron cuenta como reclamar una deuda con intereses de demora y comisiones por impago estaba provocando el poco interés de los deudores en el pago, con más razón si además se trataba de préstamos sin aval.

Por el contrario una vez se les ofrecía una quita sobre el principal de la deuda veían aumentar el interés de estos de cancelar sus deudas en el menor tiempo posible.

Pues esto es algo que siempre se repite, la aparición de quitas va ligada necesariamente al pago de la deuda de manera inmediata.

Ninguna empresa te va a ofrecer una quita a cambio de nada, lo que te ofrecerán serán quitas sobre la deuda a cambio de que liquides la misma al poco tiempo.

Lo que suele pasar es que la entidad acreedora te de un plazo concreto el cual debes de cumplir si deseas cancelar dicha deuda mediante el descuento.

Cobro deudas y cobro impagados

¿Cuántas deudas tiene tu deudor?

En la reclamación de deudas contra un deudor aconsejamos siempre a los acreedores el que conozcan medianamente bien la situación financiera de sus deudores para en base a eso tomar la mejor decisión posible en el recobro de deudas.

Nosotros en Grupo Recobro creemos importante el hacer tal cosa pues somos conscientes de que no siempre merece la pena intentar cobrar a un deudor, sobre todo cuando estamos hablando de deudores que tienen deudas con todo tipo de acreedores.

Si tu deudor resulta que tiene deudas a nivel general, con hacienda, seguridad social, proveedores, otras empresas… no es lo recomendable el intentar cobrar por la vía judicial salvo si vemos margen para llevar a cabo el cobro.

No solo eso, a estos deudores es muy complicado poder cobrarles ya que son deudores que desde el punto de vista mercantil y real no tienen nada al estar embargados por todos los sitios posibles.

Por la vía del recobro extrajudicial quizás podamos intentar el recobro pero sabiendo que hay otros acreedores reclamando la deuda al mismo tiempo o incluso con anterioridad por lo que tenemos que saber las probabilidades de cobro que existen.

Personalmente en este tipo de casos no aconsejamos a los acreedores el llevar el recobro de impagados ni por la vía del recobro judicial ni por la del recobro extrajudicial pues el impago esta casi asegurado.

En el 99% de las veces se trata de empresarios que de verdad han acabado arruinados por la mala trayectoria de su anterior empresa, no son morosos profesionales ni otro tipo de deudores acostumbrados a ver en Grupo Recobro sino que son diferentes.

A casi todos de hecho no se les reclama únicamente deudas con proveedores sino que también tienen deudas con el estado y la administración.

Ejemplos podemos contar mil, no solo ya de pequeños empresarios sino también de los grandes.

Hace un par de años por ejemplo que el ex presidente de los empresarios en Madrid está en una situación de concurso en donde se le reclaman deudas de todo tipo, hacienda, proveedores…

Es algo que le puede pasar a cualquier empresario, si el negocio de repente va mal al final siempre es el mismo quien acaba perjudicado, el empresario que es quien ha puesto el dinero invirtiendo en su negocio.

Quien es trabajador a lo sumo perderá su puesto de trabajo, el empresario por el contrario no solo pierde su puesto de trabajo sino que también puede perder el resto de cosas que tiene.

Como comprenderás, reclamar por la vía judicial a  un deudor que tiene deudas con decenas de acreedores no le preocupara lo más mínimo el que un nuevo acreedor llame a su puerta.

Por eso luego en Grupo Recobro tenemos nuestras dudas acerca de los famosos registros de morosidad.

Se supone estos listados de morosidad lo que buscan es incentivar al deudor a pagar sus deudas pues esto provoca que la empresa lo tenga más difícil para acceder a la financiación, el problema es que aquel que debe a otros muchos deudores como comprenderás le da igual deber a uno más.

Solo quizás a través de recobro extrajudicial y siempre que se piense que el deudor es un moroso profesional (es insolvente pero realmente tenga bienes a nombre de terceros) podemos aceptar el llevar el recobro por esta vía.

Cobro deudas y Cobro impagados

En el recobro de deudas valen los correos electrónicos

En ocasiones ocurre que en el recobro de deudas ya sea el acreedor o el deudor quieren demostrar algo con la presentación de correos electrónicos.

Grupo Recobro sabe bien esto pues prácticamente cada semana nos toca ver una situación de este tipo en donde el acreedor o bien el deudor intenta demostrar como lo que él dice es verdad.,

Porque es frecuente que en el cobro de deudas acreedor y deudor digan cosas diferentes siendo además esto un problema en la recuperación de deudas.

Y claro, como empresa de recobro por mucho que nos haya contratado el acreedor tenemos que demostrar la veracidad de lo que cada uno está diciendo.

En caso de no poder demostrar dicha información lo que haremos será actuar en base a la documentación que tenemos en el expedienteEs decir,. si la deuda que nos consta en los documentos impagados asciende a 5000€, por mucho que el deudor diga que ya ha pagado parte de esa deuda a no ser que el deudor aporte documentación que demuestre la cancelación parcial de la deuda nosotros tendremos que partir de que la deuda sigue siendo de 5000€.

¿Qué pasa si una de las partes lo que aporta es un correo electrónico?

Si se aporta un correo electrónico al menos nosotros en Grupo Recobro si lo consideramos como valido pero solo en el recobro extrajudicial de deudas.

Es decir, en el recobro judicial esto no será admisible de ninguna de las maneras al actuar a través de juzgado y no ser válida normalmente la presentación de correos electrónicos para reclamar deudas.

Por el contrario en el recobro extrajudicial de deudas las cosas son diferentes pues los correos electrónicos si nos sirve para comprobar quien dice la verdad.

Si en el correo por ejemplo el acreedor dice haber recibido el cobro parcial de dicha deuda por mucho que no se presente la documentación nosotros en ningún caso reclamaremos esa parte de la deuda.

Aunque solo sea por ética lo que no haremos será reclamar una deuda que sabemos ha sido ya cobrada por el acreedor.

Es más, en una situación de este tipo el acreedor no debe de mentirnos no vaya a ser que luego le reclamemos a él los honorarios por esa deuda que luego resulta ya había sido cobrada.

Nosotros en Grupo Recobro tenemos muy clara nuestra forma de trabajar ya sea a comisión o bien con el pago de iniciales.

Lo que si será necesario es poder demostrar que los correos electrónicos enviados corresponden a las cuentas de acreedor y deudor asi como será necesario ver las fechas.

Porque si no se hiciera de esa manera es evidente que el deudor si quisiera podría inventarse un par de correos e inventarse una conversación para asi dar por saldada su deuda.

Y aunque no os lo creáis deciros que lo hemos vista en alguna ocasión en Grupo Recobro.

Así pues se puede concluir en que los correos electrónicos pueden ser usados en el recobro de deudas para verificar la realidad de la información, no obstante no se admitirá en ningún caso como prueba en el recobro judicial pues requerirá la presentación de documentación.

Cobro deudas y Cobro impagados