Recobro deudas según cada empresa

Que no todas las empresas dedicadas al recobro de deudas y cobro de impagados trabajan de la misma forma es una realidad.

Algo que además se refleja en la forma de trabajar de cada una de estas empresas y finalmente en los resultados del cobro.

Es por eso que cuando quieras contratar con alguna de estas empresas dedicadas al cobro de deudas tienes que saber con cual hacerlo.

Cada una de estas empresas o negocios trabajan de manera diferente siendo por tanto unas mejores que otras según lo que esté buscando cada cliente.

La clave aquí es entender que según el tipo de cobro que estemos buscando tendremos que buscar un tipo de recobro sobre otros.

Hay que diferenciar entre el recobro de impagados por teléfono con por ejemplo el recobro extrajudicial presencial.

Aunque ambos tipos de cobros buscan lo mismo, esto es, cobrar la deuda de los deudores, en la práctica esto no se ve reflejado en la forma de operar en cada uno de los casos.

La forma de operar en el recobro telefónico poco se parece a las gestiones que se realizan en el cobro extrajudicial.

Son los acreedores que quieren cobrar la deuda quienes tienen que decidir porque vía quieren cobrar la deuda.

Cierto es que siempre podrá pedir asesoría a la empresa de recobro para que esta les dé su opinión pero siempre serán ellos finalmente quienes lleven la última palabra.

Uno de los mejores consejos que podemos darte a la hora de contratar con una de estas empresas es esta, pide asesoría.

En la misma empresa de recobro puedes preguntar qué tipo de cobro puede ser mejor en cada caso.

Así como con los morosos profesionales en casi seguro que te recomendaran la vía del recobro extrajudicial a través de gestores de cobro diferente será en el resto de casos.

Porque no solo tenemos que diferenciar entre el recobro por teléfono y el recobro presencial, hay otras muchas vías de cobro.

Tampoco podemos olvidarnos sin ir más lejos del recobro judicial de deudas por ejemplo.

A través de abogado y procurador puede ser una muy buena opción el intentar cobrar deudas tal como nos lo señalan los expertos dedicados a esto.

No siempre es mejor llevar el cobro a través de gestores de cobro, la vía judicial puede ser también muy positiva siendo lo que hemos explicado cantidad de veces desde Grupo Recobro.

En nuestro caso por ejemplo las vías de cobro con mejores resultados son las del recobro extrajudicial y el recobro judicial.

En tercer lugar tendríamos el recobro telefónico siendo sobre todo empleadas por grandes empresas (financieras, telefónicas) y en último lugar estarían otras vías como los mediadores.

Los mediadores los cuales también pueden aportar cosas positivas en el recobro de deudas el problema es que son solo aptos para aquellos deudores que quieran pagar sus deudas.

Si el deudor en cuestión no está dispuesto a pagar sus deudas ya es suficiente como para que la opción del mediador no vaya a salir bien.

Cobro deudas y Cobro impagados

Reclamar a una empresa que no quiere pagar sus deudas

A la hora de llevar a cabo una reclamación de deudas no todas las empresas suelen estar dispuestas a pagar sus deudas.

Es algo que hemos visto muchas ocasiones en nuestra empresa, como los encargados de llevar los pagos en una empresa no estaban dispuestas a asumir las mismas.

Algo que desde una empresa de recobro no se suele aceptar en el recobro de deudas salvo cuando hay algún motivo que lo justifique.

Porque no todas las deudas estas empresas las intentan cobrar.

Más de una vez las empresas de recobro no aceptan llevar a cabo este tipo de operaciones por la sencilla razón de que el acreedor justifica de manera correcta el no cobro de la deuda.

Por mucho que una empresa de recobro se dedique a cobrar impagados lo que nunca va a hacer es buscar cobrar una deuda sea cual sea dando igual el motivo.

Te pongo un ejemplo bastante lógico además.

Cliente nos contrata para cobrar una deuda de unos 4000€ a un deudor.

La deuda se la debe por un trabajo realizado y no cobrado.

Sin embargo resulta que el deudor original tampoco ha cobrado la deuda de su cliente.

Incluso en el momento de reclamarle la deuda lo que nos acepta es entregarnos la deuda que tiene con su cliente para reclamársela directamente a él.

En un caso como este nosotros por mucho que seamos una empresa de recobro no podríamos iniciar el cobro contra estas personas por la sencilla razón de que habría una explicación para el impago.

Hablamos siempre aquí del recobro extrajudicial en persona pues es evidente que el recobro judicial de deudas a través del juzgado siempre podría ser una opción.

Por todo ello nosotros lo que te decimos en una situación como esta es que de manera previa a contratar con la empresa de recobro valores que tipo de deuda es la que tienes.

¿Qué pasa si una empresa no quiere pagar las deudas que previamente ha contraído con terceros?

Si no hay razón para ello no pudiéndose además demostrar nuestra obligación como empresa que cobra deudas será la de intentar cobrar las mismas.

Lo que haremos será intentar ya sea el cobro extrajudicial a través de los gestores de cobro o bien mediante el cobro judicial.

Todo depende del tipo de contratación que haya llevado a cabo el acreedor de la deuda.

Con Grupo Recobro ya sabes que puedes llevar el cobro por dos vías, por la vía del recobro judicial con abogado y procurador o a través del recobro extrajudicial.

Es una cosa que te ha de quedar claro ya que una vez iniciamos el cobro no es aconsejable cambiar el modelo del mismo.

Solo en caso de que los resultados en alguna de estas opciones sean negativos podríamos recomendar cambiar a la otra vía de recobro.

¿Y si el deudor es un moroso profesional?                                          

En una situación como esta el problema con el que nos vamos a encontrar es que las posibilidades de cobro se reducirán.

No obstante para eso está el cobro extrajudicial, para intentar con ello conseguir el cobro de la deuda.

Cobro deudas y cobro impagados

¿Cómo financiar un impago?

Uno de los mayores problemas cuando se produce el impago es este, ¿Cómo puedo financiar un impago de manera que mi empresa o negocio no se vean perjudicados?

Porque claro, las cosas son así, cuando se produce un impago en la empresa no podemos quedarnos sin hacer nada, hay que tomar decisiones financieras pues muchas veces la supervivencia de nuestra empresa depende de ello.

Es algo de que ya hemos hablado en Grupo Recobro como empresa que trabaja el cobro de impagados en toda España.

A la hora de cobrar deudas lo primero que tenemos que entender es que el acreedor de una deuda no solo ha sufrido el impago sino que seguramente ha tenido que asumir una serie de costes para soportar ese impago.

Es aquí cuando entra la financiación del impago.

¿Cómo suele el acreedor financiar la deuda impagada que le ha dejado su cliente?

Lo hace generalmente tirando de la financiación externa.

Es decir, la empresa acreedora tiene finalmente que recurrir a un préstamo (el cual por supuesto tiene coste) para con ello poder solventar la deuda creada por su deudor.

Es por eso que en el recobro de deudas cuando iniciamos la reclamación de deudas contra el deudor muchas veces también le sumamos a la deuda los gastos originados por el impago.

¿Qué gastos pueden originarse al tener que financiar el impago?

Pues mira para empezar todo lo que es el pago de intereses.

Todos los créditos que vemos en el mercado tienen intereses siendo esta parte del beneficio de la financiera.

Hay de todo en el sector financiero, préstamos baratos, caros, más fáciles y menos fáciles.

Lo que tiene que hacer el acreedor de la deuda el cual ha tenido que firmar un préstamo para cubrir la deuda es añadir a la reclamación de la deuda ese coste.

No solo además hay que sumar los tipos de interés, también habrá que sumar otras cosas como por ejemplo pueden ser las comisiones aplicadas por la financiera.

También tendremos que sumar los gastos originados de la operación como pueden ser gastos de notaria, impuestos, aranceles….

En definitiva, si pedimos un préstamo por valor de 20 000€ y luego al devolver el crédito hemos tenido que pagar un total de 27 000€, la diferencia entre 20 y 27 será lo que tengamos que sumar a la deuda.

Da igual si esos 7000€ de diferencia son por tipos de interés, comisiones o gastos varios, como al final ha sido el acreedor quien ha tenido que pagarlos se incluirán en el importe final.

Creo que no estoy diciendo nada extraño, de hecho estoy seguro de que cualquiera de los que nos leen estará de acuerdo con nosotros en esto.

Otra cosa es que el acreedor no haya tenido que echar mano de la financiación externa para cubrir ese impago, entonces lo lógico es que este aumento de deuda no sea muy elevado en caso de darse.

Y si se da lo será por importes pequeños, todo depende del tiempo que hayamos estado sin cobrar la deuda.

Cobro deudas y Cobro morosos

¿Cuántas deudas tiene tu deudor?

En la reclamación de deudas contra un deudor aconsejamos siempre a los acreedores el que conozcan medianamente bien la situación financiera de sus deudores para en base a eso tomar la mejor decisión posible en el recobro de deudas.

Nosotros en Grupo Recobro creemos importante el hacer tal cosa pues somos conscientes de que no siempre merece la pena intentar cobrar a un deudor, sobre todo cuando estamos hablando de deudores que tienen deudas con todo tipo de acreedores.

Si tu deudor resulta que tiene deudas a nivel general, con hacienda, seguridad social, proveedores, otras empresas… no es lo recomendable el intentar cobrar por la vía judicial salvo si vemos margen para llevar a cabo el cobro.

No solo eso, a estos deudores es muy complicado poder cobrarles ya que son deudores que desde el punto de vista mercantil y real no tienen nada al estar embargados por todos los sitios posibles.

Por la vía del recobro extrajudicial quizás podamos intentar el recobro pero sabiendo que hay otros acreedores reclamando la deuda al mismo tiempo o incluso con anterioridad por lo que tenemos que saber las probabilidades de cobro que existen.

Personalmente en este tipo de casos no aconsejamos a los acreedores el llevar el recobro de impagados ni por la vía del recobro judicial ni por la del recobro extrajudicial pues el impago esta casi asegurado.

En el 99% de las veces se trata de empresarios que de verdad han acabado arruinados por la mala trayectoria de su anterior empresa, no son morosos profesionales ni otro tipo de deudores acostumbrados a ver en Grupo Recobro sino que son diferentes.

A casi todos de hecho no se les reclama únicamente deudas con proveedores sino que también tienen deudas con el estado y la administración.

Ejemplos podemos contar mil, no solo ya de pequeños empresarios sino también de los grandes.

Hace un par de años por ejemplo que el ex presidente de los empresarios en Madrid está en una situación de concurso en donde se le reclaman deudas de todo tipo, hacienda, proveedores…

Es algo que le puede pasar a cualquier empresario, si el negocio de repente va mal al final siempre es el mismo quien acaba perjudicado, el empresario que es quien ha puesto el dinero invirtiendo en su negocio.

Quien es trabajador a lo sumo perderá su puesto de trabajo, el empresario por el contrario no solo pierde su puesto de trabajo sino que también puede perder el resto de cosas que tiene.

Como comprenderás, reclamar por la vía judicial a  un deudor que tiene deudas con decenas de acreedores no le preocupara lo más mínimo el que un nuevo acreedor llame a su puerta.

Por eso luego en Grupo Recobro tenemos nuestras dudas acerca de los famosos registros de morosidad.

Se supone estos listados de morosidad lo que buscan es incentivar al deudor a pagar sus deudas pues esto provoca que la empresa lo tenga más difícil para acceder a la financiación, el problema es que aquel que debe a otros muchos deudores como comprenderás le da igual deber a uno más.

Solo quizás a través de recobro extrajudicial y siempre que se piense que el deudor es un moroso profesional (es insolvente pero realmente tenga bienes a nombre de terceros) podemos aceptar el llevar el recobro por esta vía.

Cobro deudas y Cobro impagados

Quitas en la deuda en una compraventa

En la compraventa de deuda lo primero que tienes que dar por hecho como acreedor es que es casi seguro que la empresa interesada en comprar tu deuda te va a exigir una quita si deseas con ello vender tu deuda.

Te diré que las empresas que se dedican a comprar deuda las cuales por cierto no son muchas en el mercado suelen hacer quitas de hasta el 95% sobre la deuda que vende el acreedor.

Con esto lo que te quiero decir es que aquellos acreedores que piensen que es posible vender una deuda sin quita están en un error.

Solo aquellos que cuentan con deudas avaladas por el deudor con algún bien inmobiliario y siempre que el valor del inmueble este muy por encima al valor de la deuda podrán lograr vender la deuda sin tener que dar ninguna quita.

En el resto de situaciones es seguro que la quita en la deuda se tendrá que llevar a cabo.

No hay más que fijarse en las empresas que compran deuda para entender cuál es el funcionamiento de estos negocios.

Cuanto mayor es la quita que logran de sus clientes más beneficio obtienen luego.

Y eso siempre y cuando consigan cobrar la deuda porque esto es algo que nadie te garantiza.

Compraventa de deuda

Porque sabemos cómo son los acreedores en la compraventa de deuda, para ellos su deuda es la mejor, se puede cobrar sin problema y además rápido a  lo que siempre les decimos lo mismo, si tu deuda es tan buena y se cobra seguro ¿Por qué no contratas el servicio de recobro en donde el porcentaje de recobro aplicado es seguro será de menor importe que la quita que te vayamos a proponer?

La realidad es que los acreedores cuando quieren vender deuda dan un valor a su deuda que no es real pues si no es seguro que no se encontrarían en una situación de este tipo la mayoría de ellos.

Nosotros en Grupo Recobro lo que vemos es que en la compraventa de deuda solo se intenta vender aquella deuda considerada como basura en donde el deudor no solo es insolvente sino que muy posiblemente sea también un moroso profesional.

Y claro las cosas son así, nadie está dispuesto a pagar por algo si no ven que el cobro es posible.

Además tienes que tener en cuenta una cosa, si quisiéramos comprar deuda sin aval es seguro que no la compraríamos a una empresa, particular sino que iríamos directamente a una entidad bancaria a comprar las deudas que venden con quitas del 95%.

Que por cierto son más fáciles de cobrar que la de los deudores empresariales entre otras cosas porque se trata de deudas pequeñas.

Otra ventaja de comprar deuda bancaria en comparación con la deuda empresarial, los bancos venden miles deudas de miles de diferentes deudores, si uno falla siempre tienes a otro.

Por el contrario aquel que quiere vender su única deuda si la empresa de recobro no consigue cobrar la deuda a dicho deudor es seguro que habrá perdido toda la inversión.

Cobro deudas y Cobro impagados