Trazar línea de actuación en el cobro de impagados

Trazar línea de actuación en el cobro de impagados 5.00/5 (100.00%) 3 votes

Cualquier empresa dedicada al cobro de impagados traza una línea de actuación en el cobro de deudas, la razón es simple, el acreedor/empresa que reclama una deuda sin tener claro cómo se va a actuar contra el deudor casi con total seguridad no conseguirá cobrar la deuda.

Hay que tener en cuenta que la mayoría de los deudores a los que nos tenemos que enfrentar en nuestra empresa de recobro son deudores que no tienen intención alguna de pagar, por eso entre otras razones el acreedor contrata con una empresa de recobro dedicada el recobro extrajudicial o al cobro judicial como podemos ser nosotros en Grupo Recobro (tenemos hasta tres formas de cobrar deudas) porque ve que su deudor no tiene voluntad en hacer frente al pago de la deuda.

Las excusas de los deudores son variadas e incluso en ocasiones originales, ahora, desde nuestra empresa nos las conocemos todas.

Una de las tácticas habituales utilizadas por los morosos profesionales (nosotros los llamamos así ya que no tienen ninguna intención de pagar sus deudas) es la de dar largas e incluso “torear” a la empresa /acreedor que le está reclamando la deuda buscando que al final se cansen y den la deuda por vencida.

La única táctica para evitar esto es sencilla, no olvidarse nunca de la deuda. Hay que insistir en el cobro de la deuda hasta que se consiga cobrar la misma, que el deudor siempre tenga la sensación que estamos detrás suya y no nos hemos olvidado de cobrar el impagado, esa es la mejor forma de dejar claro a nuestro deudor que aunque pasen los años le seguiremos reclamando la deuda.

Cualquier empresa de recobro de hecho suele trabajar así, cuando se encuentra ante uno de estos deudores que en lugar de dar la cara lo que hace es escabullirse poniendo excusas varias alargando todo el proceso..

Ahora mismo por ejemplo tenemos una empresa deudora cuya forma de actuar es la siguiente:

Lo primero de todo es decir que nada mas nos pusimos en contacto con la empresa deudora en donde nosotros como empresa contratada en cobrar dicha deuda le dejamos claro el impago ocasionado vimos buena predisposición en el pago de la deuda pues nos dijo que estudiaría la documentación para comprobar el estado de la misma para determinar si tenía o no que pagar, y si tenía que hacerlo pagaría.

Pues bien, nosotros viendo la “buena voluntad” decidimos esperar un tiempo a que la deudora mostrara con documentación suficiente lo que ella afirmaba, sin embargo la documentación nunca llegaba.

Nos volvemos a poner en contacto con ella y todo buenas palabras, que ahora os mando la documentación, luego no nos coge el teléfono…total, ya empezamos a ver las tácticas del típico deudor que no puede demostrar lo que está diciendo y lo que busca es dar largas a la operación.

Porque la deudora desde un primer momento lo que hizo fue decir una cosa y pensar otra. Decía que si tenía intención de pagar (no se niega a pagar nunca) pero mentalmente ella esta pensando que no quiere pagar la deuda.

¿Qué es lo hacemos desde Grupo Recobro?

Pues la deudora todavía no lo sabe porque la gestión de recobro extrajudicial todavía no se ha realizado contra ella (es una deuda que estamos gestionando desde hace poco tiempo por la vía amistosa) pero cuando la empecemos a realizar ya no habrá posibilidad de acuerdo en el pago de la deuda, ni tampoco se podrá volver al recobro amistoso de la deuda.

La misma forma de actuar vamos a emplear contra otros deudores que al igual que esta morosa se creen que pueden dar largas a una empresa de recobro sin pensar en las consecuencias.

Nosotros lo tenemos claro, descansa quien paga sus deudas, hasta entonces, nosotros tenemos que insistir…

Cobro deudas y Cobro Impagados

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Comentarios

  1. pilar dice

    en el cobro de impagados es necesario que la gente tenga claro hasta que punto se puede llegar y a cual no. De todas maneras menos mal que existen empresas como la vuestra

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

cuatro − uno =